Qué es el Burnout y qué deberías saber de él

Aviso previo: Este artículo hace referencia a una patología médica tipificada y más concretamente medicina del trabajo. Este artículo no constituye en modo alguno un consejo médico y ha sido escrito por un profesional no sanitario. Para informarte más sobre este síndrome te recomiendo solicitar ayuda a un profesional titulado en medicina. Este artículo tan solo pretende divulgar la existencia de esta patología (explicar qué es el Burnout), sensibilizar a sus peligros y comentar algunas de las situaciones como decisiones laborales de tu día a día que podrían fomentar su aparición.

Consejo #1: si estás leyendo esto porque sospechas que puedas estar sufriendo Burnout, ni te lo pienses 2 veces: reserva una cita con tu médica/o de cabecera y plantéale la pregunta. A veces una medida tan simple como esta puede ayudarte tanto ahora como en el futuro.

Voy a seguir abordando el tema y, quizás estés aquí porque, para empezar, no sepas qué es «eso de Burnout» (aunque lo hayas oído alguna vez). Pero recuerda que mi consejo principal es que, si sospechas que puedas estarlo sufriendo, reserves una cita con tu médico de cabecera y le comentes tu situación.

Dicho esto, vamos por partes.

¿Qué es el Burnout o Síndrome de estar quemado por el trabajo (SQT)?

Según lo define el INSST (Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo) dependiente del Ministerio de Trabajo y Economía Social de España:

El síndrome de Burnout es una patología derivada de la interacción del individuo con unas determinadas condiciones psicosociales nocivas de trabajo.

O en palabras más comunes y simplificando:

Que si trabajas demasiadas horas o en un ambiente de trabajo tóxico, tu salud mental y/o física se pueden ver muy afectadas. A esos efectos se les conoce como "Burnout" o "Síndrome de estar quemado por el trabajo".

De hecho, a partir de ahora, le llamaremos SQT (por no repetir «Síndrome de estar quemado por el trabajo» cada vez, que es muy largo).

¿En qué consiste el Burnout o Síndrome de estar quemado por el trabajo (SQT)?

Tal y como has visto, incluso la definición oficial es tan amplia que el SQT se puede manifestar de muchas formas. Así que voy a darte un par de ejemplos de síntomas, pero repito: habla con un profesional si tienes dudas. No utilices esto para auto-diagnosticarte bajo ningún concepto.

Los síntomas del SQT pueden ser muy diversos:

  • Por un lado están los factores psicológicos: puedes sufrir desmotivación, apatía, irritación fácil, etc.
  • Por otro lado están los factores físicos: puedes tener fatiga constante, merma de energía, etc.
  • E incluso a veces los hay que están a medio camino entre lo físico y lo psicológico como la falta de sueño (con todo lo que ello implica, como una merma de la memoria tanto a corto como largo plazo, entre otros, por ejemplo).

Dejo esta parte voluntariamente breve porque no quiero que NADIE se auto-diagnostique leyendo esto. Si dudas, consúltale a un profesional. Esto son tan solo ejemplos.

Eso sí, intento transmitirte dos ideas principales:

  • (1) Que el rango de síntomas del SQT es muy amplio (Ejemplos: desde estar más irritable de lo normal hasta despertarte en un hospital porque te has agotado hasta tal punto que tu cuerpo se desmayó de fatiga).
  • (2) Que puede desencadenar múltiples problemas derivados (Ejemplo: si cuando la empresa no va bien duermo menos, luego tendré los síntomas de no dormir).

¿Qué puedo hacer para evitar el Burnout o Síndrome de estar quemado por el trabajo (SQT)?

Lo primero de todo:

  • (1) conocer que existe (enhorabuena, eso lo logras al estar leyendo esto)
  • (2) tomarte en serio los riesgos (no son algo menor)
  • (3) ser consciente de la espiral en la que te mete

y luego:

  • tomar medidas de prevención (para evitarlo antes de que pase)
  • tomar medidas de reactivas (cuando detectas que ya está ahí)

Como conocer que existe ya te lo acabo de explicar y las medidas de reacción no paro de repetirlas (consulta a tu médico de cabecera si sospechas que lo sufres), voy a centrarme en los 3 últimos puntos que necesitas.

3 medidas más para prevenir el SQT

Estas 3 medidas son básicamente una recomendación que quiero hacerte en 3 etapas.

Nace fruto de observar a autónomas/os quemadas/os, los testimonios de gente que ha pasado un SQT extremo o constatar el antes y el después de una cultura del trabajo que tenemos que, sinceramente, es la mar de tóxica en mi opinión.

Tómate en serio los riesgos del Burnout – «Siempre tú antes que tu empresa»

Me da igual cuánto quieras a tu empresa, lo importante que sea para que sigas viviendo, lo importante que es para ti porque con los beneficios come tu familia o el apego emocional que le tengas porque venga de generaciones atrás.

Ninguna empresa vale más que una vida. Y ninguna empresa vale dejarse la vida por ella.

Es más, si crees que tu padre legándote su empresa quería imaginarse que te llevases hasta el Burnout por ella sería la herencia más absurda de un padre que quiere a sus hijos.

O si piensas que tu hija prefiere comer a verte sano cada tarde es casi seguro que te equivocas.

Las personas que te quieren te preferirán a ti y que la empresa no exista (a que exista y seas tú su esclavo). Y a las que no te quieran, tampoco deberías hacerle tanto caso.

No voy a insistir demasiado, pero a quién le parezca esto una tontería que sepa que veo aproximadamente un par de casos por año de este tipo.

Repito: ninguna empresa vale más que ninguna vida porque, por muy única que te parezca, esta frase la oigo constantemente de personas que fundaron su empresa hace 10, 5 o 3 años y no puede ser más ridícula.

Que una empresa se vaya a la quiebra no es el fin del mundo. A veces es incluso una bendición. Y abre a continuación un nuevo capítulo con otra empresa, un trabajo por cuenta ajena o cualquier solución infinitamente mejor que la situación anterior.

¿Cuál es mi recomendación para combatir esto? Que te recuerdes todos los días que tú eres prioritaria/o a tu empresa (siempre en ese orden).

Porque una empresaria puede fundar una nueva empresa (si la empresa cae) pero tu empresa no puede resucitarte a ti si te llevas a un hospital.

2. Ser consciente de la espiral

Como muchos problemas complejos en la vida (desde sustancias nocivas hasta condiciones agravantes), cuanto más enfrascados estamos en una empresa que no funciona, más difícil puede ser salir de ahí.

  • Primero, porque cuanto más fatigado estás por no dormir, más horas extra haces y menos claridad mental tienes para tomar buenas decisiones y, por ejemplo, cerrar tu empresa o dejar ir a tu principal cliente (si eso fuese lo correcto).
  • Y segundo, porque cuanto más inviertes en un proyecto (tiempo, dinero, recursos, etc.) más complicado se vuelve renunciar a él también (a esto se le llama en psicología el «Aumento del compromiso» y está ligado a la falacia del costo hundido).

Eso quiere decir que el momento más fácil para frenar un comportamiento que te agote en el trabajo es justamente al principio.

Pero debes tener en cuenta también que es natural que pienses que mientras haya margen no es tan perjudicial forzarte un poco más.

No puedo estar ahí acompañándote para decirte en qué caso es muy arriesgado forzarte y en que casos «es necesario por la empresa» esforzase un poco más. Pero al menos me gustaría que salieses de aquí con un concepto claro: el verdadero peligro del SQT es que cada día se hace más difícil frenar un proyecto que va mal, pero al principio todo el mundo cree «tener el control» (hasta que se demuestra que no lo tiene).

Así que no tengas miedo de cortar abruptamente un mal proyecto aunque lleves tu vida en él. No tengas miedo de abandonarlo justo después de una oportunidad buena desperdiciada de salir. Y no tengas nunca miedo a rectificar «por mucho que creas que te costará».

Porque el precio más caro siempre sería tu salud. Los clientes, hundirte en deuda o lo que sea se recupera. La salud puede que no.

Y el escenario más negro no es «despertarte un día en el hospital» y reaccionar. Sino no llegar a poder reaccionar o permanecer constantemente en un estilo de vida que te quema pero del que no puedes escapar. 20 años de Burnout que no te suelta es un escenario aterrador.

Toma medidas de prevención

La forma más básica de prevención empieza por tener un contexto razonable al que ir a trabajar cada día y no romperlo entre quién entre por la puerta.

Fácil, ¿no? Pues no lo es para nada.

Todos tenemos a nuestro cliente ideal, la persona que tememos o el proyecto bebé por el que acabamos demostrando que estaríamos a dar «mucho más esfuerzo del que sería sano«.

Por eso y, aunque cada caso es un mundo, voy a darte por lo menos una regla que no deberías romper nunca.

Me da casi vergüenza describir este método y pensar que en su día lo necesité (porque hace años que no lo utilizo y ahora trabajo 4 días a la semana y 28 horas) pero si tienes la sensación de que tu trabajo te fatiga regularmente esta es mi recomendación.

Aviso: que no te sorprenda si al explicártela piensas: «¡pero si esa regla me la salto yo TODAS las semanas!». Porque el SQT hoy en día no lo sufren «unas pocas personas». La realidad del trabajo hoy en Europa es que casi todo el mundo está expuesto a el en trabajos ¡hasta con bastante buenas condiciones!

El método se basa en establecer 2 líneas en tu trabajo:

  • Tu línea naranja: es la hora del día a la que pararías de trabajar idealmente cada día. Por ejemplo: las 18h de la tarde.
  • Tu línea roja (yo le llamo cortafuegos): es la hora a la que, aunque el trabajo esté en una situación horrible, tienes que parar sí o sí por tu propia salud y porque si no ya generas otros problemas. Por ejemplo: las 20h.

Yo, de hecho, te recomiendo que tengas 2 líneas de este tipo:

  • 2 líneas diarias: tu hora normal de salida (naranja) y la hora máxima de salida 2h más tarde (roja-cortafuegos), por ejemplo.
  • 2 líneas semanales: trabajar 40h a la semana (naranja) y 44h (roja-cortafuegos), por ejemplo.

¿Por qué así? Porque así evitas 2 cosas:

  1. Evitas que un día se prolongue tanto y te quite tanto tiempo libre que el día siguiente empieces cansado y mal.
  2. Evitas que el trabajo desborde por sistema.

Y aclaro: cuando un trabajo te pide más de 2 veces en una semana que te quedes 2 horas más de lo previsto y además no te las compensa, no deberías presionarte por trabajar más, sino dotarte de más medios o cambiar el trabajo.

Evidentemente, puede ser que acabe llegando el duro momento en que tengas que dejar algo sin hacer o irte dejando algo en una situación tremendamente incómoda (como parar a las 20h para impartir mañana una ponencia que no has preparado frente a 1000 personas).

Pero en serio, podría enumerar todas las veces que he explicado este tema en mentoría y los problemas solo empiezan cuando creamos una burbuja en la que parece más importante el trabajo que tú.

Por eso, si consigues confrontarte y abrirte la posibilidad a dejar trabajo sin hacer, la mayoría de las veces te darás cuenta en segundos de lo absurdo que era quemarte trabajando más.

Incluyendo que, aunque trabajases toda la noche y tuvieses mañana la presentación lista, darías una peor charla medio zombio tras dormir 0 horas que si hicieses algo improvisado.

Así que el resultado para una situación compleja casi nunca (por no decir «nunca» directamente) es algo que se pueda resolver echándole más horas.

Y sí, tienes más alternativas y mucho mejores antes, durante y después. Palabra de experto en productividad. Estar en esa situación es fastidiado, pero de todo se sale. Es posible.

Conclusión: ¿debería preocuparme?

Respuesta breve: no deberías preocuparte, deberías ocuparte.

Mi intención con este artículo no es diferente que con los demás: yo quiero que quienes vengáis a este blog mejoréis vuestra calidad de vida y (si lo hago bien) hasta aprendáis de productividad.

Conocer el Burnout ya es la primera ayuda.

Respetar sus peligros, la segunda.

Si además no subestimas sus efectos a cada opción que tengas diciendo «voy a trabajar más horas» o «estas condiciones tóxicas están bien» (como si no tuviese efectos negativos), entonces tienes la tercera.

Y si por mucha visión de túnel o circunstancias que te presionen, recuerdas que «tienes muchas más opciones que trabajar más» entonces creo que tu salud (y tu calidad de vida) mejorarán en mucho.

Al final, no corres nunca un riesgo más grande que cuando desconoces por completo lo que te puede llegar. Y hoy le hemos puesto la primera capa para que el Burnout nunca te sorprenda.

Así, cuando emprendas o trabajes, podrás hacerlo con mayor tranquilidad (porque conoces tus límites, lo razonable y lo deliberadamente peligroso).

Y sí, si eres de los que ya trabaja 50h, toma tus primeros pasos YA.

NO es normal trabajar 50h, no es necesario y no eres más productiva/o. Tan solo estás sufriendo el estar en una mala situación y cuanto antes salgas de ahí aunque sea cambiando de trabajo / empresa / contexto antes empezarás a disfrutar una vida mejor.

En serio, he acompañado a demasiados profesionales en esta transición y la frase es siempre la misma «¡¿por qué no lo hice antes?!»

En esta web no me cansaré de decirte que no solo no necesitas trabajar más para tener mejores resultados, sino que probablemente tu forma más productiva de trabajar es la que te pide trabajar menos y te permite hacerlo más inteligente.

Tanto si quieres trabajar de una manera más inteligente como si en algún momento crees tener esa visión de túnel, que sepas que me tienes a tu disposición como profesional de esto para ayudarte si lo necesitas. Tan solo tienes que rellenar este formulario si te gustaría que te ayudase con tu caso.

¡Cuídate mucho, que eres tu activo más importante! Y espero que tus proyectos sigan adelante mejor que nunca 🙂

Si te gusta lo que lees, mi guía te va a encantar

Apúntate a mi boletín exclusivo, descarga mi guía inicial y dispara tu productividad.

Deja un comentario

2 comentarios

  1. Aveces nos parece INJUSTO dejar ese trabajo que años nos costó levantar, y que alguien nos diga: «déjalo por tu salud», es muy complicado, incluso hacemos oídos sordos. Pero si aparece un post como este, EXPLICANDO de manera precisa los errores en los cuáles estamos cayendo, nos alerta pero a su vez nos TRANQUILIZA más, sabiendo que tal vez no somos los únicos y que finalmente podemos aceptar que NO estamos siendo saludables con el trabajo actual, y por lo tanto, dar un paso al costado es una BUENA opción en pro de cuidar nuestra salud física y mental.

    Con las recomendaciones que das, de establecer límites, es una buena manera de empezar a educar nuestra mente. Quedo agradecido por ello, y sé que más personas también pasan por lo mismo, solo que todavía NO acceden a información sobre este tema. Yo actualmente respeto mucho mis horas de sueño, ya que entendí el ciclo de sueño y lo pongo en práctica. Espero que más personas ACCEDAN a esta información.

    • Jolín, Juan Carlos. ¡Muchísimas gracias por tu comentario!

      Como sabes, el contenido se puede compartir libremente y están los botoncitos de redes sociales para quién quiera compartirlo y que más personas accedan a él. Pero sobre todo muchísimas gracias por tu valoración.

      Nunca es fácil hablar de un tema así ni para quién lo vive en carne propia. Un saludo y me alegro de que te haya gustado 🙂

¿Sabías que...

puedes inscribirte a mi boletín privado, llevarte esta pedazo de guía gratis y aprender productividad conmigo?

Inscríbete aquí y te enviaré mis mejores consejos de productividad a tu email.

0 spam. Solo envio a tu email lo que enviaría al mío.

Abrir el chat
1
¿Necesitas ayuda con algo?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?