Objetivos nobles, objetivos lastre

objetivos-lastre

Admítelo, de vez en cuando te llega esa sensación de no saber qué llevas haciendo en los últimos meses ni por qué narices aún no has sido capaz de tumbar ese objetivo que tanto tiempo lleva en tu lista.

Bien entendido, sólo hablo de una parte de tus objetivos aunque, desafortunadamente, se trata de la parte que más atención nos come.

El nacimiento de los objetivos

Imaginemos que empiezas hoy en la productividad personal, ¿de acuerdo? Yo te contaría esa historia de que hace falta que hagas un vaciado mental y de que pongas en ella todo lo que te preocupa.

A continuación, porque es más fácil gestionar cuánto menos tengas en paralelo, te propondría que intentases cerrar frentes de entre lo que tienes abierto. Te propondría poner fin a lo inútil, lo obsoleto y aquello que persigues pero que en realidad no te interesa. Ya sabes que la rutina, sin revisión periódica, acaba por conducirte a ninguna parte.

Lógicamente, detalle arriba, detalle abajo, la próxima etapa sería centrarse en a dónde quieres ir. Deberías fijarte unos objetivos que te importan, que te motivan y que realmente cuentan. Pagar las facturas no lo es, pero empezar a perseguir algo relativamente ambicioso, que hasta te da miedo escénico pero que te haría sentir verdaderamente increíble si lo lograses, eso ya es otra cosa. En este momento nacerían lo que ahora mismo bautizaremos tú y yo como «objetivos nobles». Porque son la parte bonita de tus tareas, aquella que si lo logras te cambia y la que sustituye la rutina por superación.

Pero paremos el carro. Saquemos una foto al instante y analicemos la situación. Mi pregunta en particular es la siguiente: ¿cuáles son, al acabar este proceso, tus objetivos actuales?

Objetivos nobles vs objetivos lastre

Creo que más de uno ya habéis adivinado por dónde van los tiros. Efectivamente, el error común es pensar que tus únicos objetivos son esos «objetivos nobles» que mencionaba antes. Cuando, con cierto optimismo, te propones objetivos tales como conseguir acabar un maratón o publicar una novela, estás haciendo lo correcto.

Sin embargo el problema de productividad viene después, en el día a día para intentar lograrlo. Y hoy me quiero centrar en un sólo aspecto que es la coordinación de objetivos.

Tu «objetivo noble» no cabe duda de que será difícil por sí mismo y hasta, en cierta medida, si no resulta complicado probablemente no acabe siendo tan interesante. Pero lo que no puedes ignorar es el hecho de que ése no es tu único objetivo. Aquí tienes una lista de objetivos que quieres a diario y que no figuran nunca en tus listas:

  • Comer 3 comidas al día
  • Sobrevivir
  • Mantener tu higiene personal
  • Tener buenas relaciones con gente próxima (ejemplo: acordándote de sus cumpleaños)

Nadie acaba el año diciendo «este año ha sido un gran año porque me he acordado del 100% de los cumpleaños», pero en realidad sí es mejor que cuando no lo hacemos.

Tu lista de objetivos por lo tanto siempre será una sublista de cosas que ahora merecen un nivel especial de atención, pero no deberías frustrarte si no los consigues al 100% o pronto. Ten en cuenta que acabar un maratón es algo fascinante, pero sobrevivir a la carrera normalmente es algo que también suele necesitar ser considerado.

Sé consciente del contexto

Como ves, incluso si tu lista de objetivos tiene tan sólo tres elementos (¡muy buen tamaño!), por innumerables razones en realidad tienes más.

Las últimas recomendaciones que me gustaría darte al respecto tienen por meta el no rendirse ante tan abrumador inconveniente:

  • Prepárate para optimizar los lastres
    Ahora ya sabes que existen objetivos divertidos (los nobles) y los objetivos lastre (ej: reparar una tubería). Cualquiera puede hacerte perder tiempo y ser ineficaz pero de hecho, pasamos más tiempo en todo ese lastre que trabajando en lo que nos gusta. Si optimizas el tratar el lastre, tendrás más tiempo para lo noble y acabarás con este segundo también antes.
  • Reduce la carga de otros proyectos de forma temporal
    Prepararte para unas olimpiadas puede exigir mucho. Sin ir más lejos, en mi propia universidad (INSA de Lyon, Francia) proponían una filial para atletas que querían aún así sacarse la carrera. Como acabar la carrera puede sobrepasar el nivel de exigencia compatible con una preparación olímpica, varios conseguían un equilibrio suficiente gracias a la posibilidad de hacer la misma formación pero extendida a lo largo de más años.
  • Adáptate constantemente
    Las grandes empresas siguen siendo líderes mientras son capaces de adaptarse. No puedes tener la misma fábrica para crear cámaras digitales que cuando producías carretes. Así que no te ancles en el pasado y predisponte a organizar nuevos retos con nuevas herramientas. Acuérdate de alternar fases de constructor con fases de minimalista.

Recuerda que, si necesitas ayuda externa con tu productividad, siempre puedes recurrir a mi auditoría de productividad.

¿Me he dejado algo? Ya sabéis que aquí importa tanto vuestra opinión como la mía, así que nos vemos en los comentarios.

Iago Fraga

Iago Fraga

Soy consultor, mentor y formador en productividad. En este blog encontrarás la ayuda necesaria para ser más productivo y eficaz

Compártelo en:

Categorías

Si te gusta lo que lees, mi guía te va a encantar

Apúntate a mi boletín exclusivo, descarga mi guía inicial y dispara tu productividad.

guia, como puedo organizarme, iago fraga, portada

Deja un comentario

20 comentarios

  1. Holas largo, estaba releyendo y viendo algunos buenos comentarios. Me han pasado varias cosas, quizá la más notable, es que tuve que cuestionar mis objetivos nobles mas principales (como con todos los demás) y tuve que descartar, luego reorganizarme en 3 días, y empezar con el mismo animo (y creo que con mucho mas) los nuevos objetivos (como dice iris, astrofísica x]) he mejorado notablemente a cuando lo había intentado antes, considerando que la organización son muchas cosas distintas coordinadas, y uno es el director de la orquesta, bastaría con comenzar a tomar las decisiones adecuadas. Cerca de donde vivo hubo un incendio (en valparaiso de chile) habían muchos grupos de ayuda, donde se sumaban voluntarios desde jóvenes, ansíanos, niños, inválidos, militares, marines, encargados del gobierno y quien sabe que mas, la cosa es que a donde llegué habían dos bodegas gigantes, en la primera y más accesible todo funcionaba relativamente organizado, se notaba harta espontaneidad, pero funcionaba, cuando descubrí por un encargo que había una segunda bodega, fue como entrar en el caos mismo, ver tanta gente, haciendo tantas cosas, primero me limite a descubrir como cumplir con lo que me encargaron y ayudar a los que estaban en lo mismo, pero luego me lancé a la bodega caótica, como un águila, aunque completamente ciego de donde llegaría (es irónico que alguien organizado ame el caos, aunque solo en la medida que pueda ir paulatinamente cambiándolo jeje), fui descubriendo que por la observación era fácil deducir determinados trabajos, y ya que mucha de la organización era espontanea, podías tomar todo tipo de iniciativas y decisiones (algunas importantes) que determinaban la fluidez y la productividad del objetivo final, que era abastecer a toda esa gente que se quedó sin nada por el incendio, al menos en aseo y alimentos. Al principio tenía que llenar bolsas con mercadería y posteriormente con útiles de aseo, luego y sin darme cuenta me terminé transformando cada vez más en el que administraba las decisiones, como cuando se acabo el desodorante, y ya no sabían qué hacer, el grupo se detuvo, pero la cosa era bien simple o esperabas a que llegaran desodorantes o decidías que el grupo siguiera funcionando, la mayor parte del tiempo era estar haciendo trabajos duros y cansadores, pero puesto que veía muchas cosas, terminé convenciendo a empresarios para que dejen sus donaciones xD entre otras cosas, una de ellas es ORGANIZAR A LA GENTE, porque al principio funcionaba solo, optimizaba mi energía y mis movimientos y tenía un rendimiento claramente alto, pero insignificante a lo que se podría lograr con unas cuantas palabras aclaratorias, buena voluntad de los que te escuchan y un plan debidamente establecido para solucionar cualquier cosa que se te atravesase por el camino jejej tu juego de las bolitas de colores muchas veces lo veía en esa realidad, no importaba lo mucho que creyeses conocer el juego, siempre sale otra forma de optimizar y mejorar, por nuevas reglas que aparecen o mejor dicho, propiedades “ocultas” y soluciones donde no te lo esperas; y eso pues, me gustaría saber si tienes algún consejo con lo de los estudios, son 4 ramos, que he sacado adelante en las ultimas semanas de forma increíble (para mi) ahora tendré que agregarles inglés, puesto que descubrí que es imposible pasar esa carrera sin cumplir este objetivo lastre (lastre o noble dependen de la persona ;)) practico todos los ramos a diario (menos fin de semana), y a veces pareciera, sumándole los objetivos lastres y las entretenciones, que no puedo hacer nada mas, quizá te suene divertido que te pregunte algo así, pero crees que es mejor distribuir los ramos de estudio en la semana? O que continúe así todos los días de todo (muy útil, pero muy absorbedor) o quizá una mescla de ambas, bueno, lo último y porque ya me he alargado como nunca jeje, sabes que debería plantearse alguien como yo que no sabe parar cuando hace algo estimulante, oh que a veces pareciera que seguiría hasta la muerte jejej gracias por todo y muero de sueño, que estés bien, espero tus respuestas, chau.

    • Hola de nuevo Matías,

      Abres muchos temas pero me centro en uno: «sabes que debería plantearse alguien como yo que no sabe parar cuando hace algo estimulante?». ¿Cuál es el problema de estar haciendo lo que te gusta hasta límites insospechados?

      Me puedo imaginar extremos bastante perjudiciales, pero mientras puedas moderarte con unos mínimos, implicarte a tope en aquello que te gusta y dedicarle tu tiempo porque te importa es casi el objetivo último de este blog. Esto por supuesto puede malinterpretarse y no quiero dar a entender que deberías dejarte absorber por una cosa única porque en realidad queremos muchas más. Pero sí es cierto que dosis ingentes de algo motivador y apasionante no tiene nada de negativo. Al contrario, es el ideal anti-multitasking.

      NOTA: Que no te moleste que te responda sólo a un punto sobre todo con el esfuerzo de redacción que has hecho. Me leo todos los comentarios enteros pero prefiero responder y avanzar sobre un punto concreto (para que sea preciso y se pueda avanzar en vez de dispersar el mensaje respondiendo a varios).

      Un saludo Matías

      • Gracias lago, de todas formas, cuando uno llega a sus límites, uno tiende a hacerlo mucho mejor cuando lo vuelves a intentar (si te recuperaste jejej) antes me costaba mucho el no poder centrarme en una cosa, se nota seguro en los muchos temas que planteo arriba xD pero en lo concreto puedo hacer algo muy dirigido y con mejoras progresivas, la verdad ya no me importan muchas cosas, creo que el sacrificar parte de lo que eras por algo que en verdad quieres es válido, a demás que valoras y mejoras mucho más en las que quedaron y ams te escribí tanto porque quería compartir un poco de mi experiencia también jeje aunque no tenga mucha :DD tuve un día terrorífico cuando te escribí jojoj y bueno pues, a seguir experimentado y progresando, saludos que estis bien :]]

¿Sabías que...?

Si te gusta lo que ves, puedes inscribirte a mi boletín exclusivo, llevarte esta pedazo de guía de regalo y aprender productividad guiado por mí a base de emails. ¿Quieres entrar en mi comunidad de productividad :) ?

guia, como puedo organizarme, iago fraga, portada

0 spam. Solo enviaré a tu email lo que enviaría al mío.

Abrir el chat
1
¿Necesitas ayuda con algo?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?