8 fuentes de distracción a evitar en el trabajo

Distracciones en el trabajo, esas cosas tan malignas que te impiden constantemente el conseguir lo que te propones. ¡Son tan evidentes!

Resulta increíblemente fácil mirar a lo que hiciste ayer y señalar los puntos en los que perdiste descaradamente tu tiempo de trabajo. Y antes de ayer, tres cuartos de lo mismo. Diferentes motivos pero mismo resultado.

Oye, y digo yo, ¿las distracciones en el trabajo se pueden evitar? Vale que es fácil ver en qué perdiste el tiempo ayer y antes de ayer, pero lo que estaría realmente genial es poder darse cuenta de cuando una distracción aparece y evitarla. Claro que para eso habría que saber la pinta que tiene una distracción. ¿Alguna idea? Pues presta atención que lo que viene es importante.

Cómo identificar una distracción

Una distracción es fundamentalmente una actividad. Cuando tu vecino hace ruido, eso puede molestarte pero no es ni la mitad de peligroso que una verdadera distracción que es cuando encuentras una actividad o tarea y decides interrumpir la que estabas haciendo.

Pero las distracciones se pueden identificar. La mayoría de ellas provienen de alguna de las tres razones siguientes:

  • Novedad: Encuentras algo nuevo o recuerdas algo olvidado (que a efectos prácticos es lo mismo)
  • Falta de perspectiva: Ves una tarea dónde no la hay y te convences de que hay que hacerla
  • Prioridades: Olvidas momentáneamente que existen prioridades y que constantemente tenemos más cosas que hacer que tiempo para hacerlas

¿Ya está? ¿Ya se acabó? Sí. Esa es toda la teoría habida y por haber sobre las distracciones. Parece demasiado simple. Y es que en organización y productividad las cosas más importantes son las simples, pero el verdadero cambio viene cuando te esmeras en implementarlas.

Así que, ¿qué tal si te propongo 8 ejemplos fáciles de cómo implementar lo que acabas de aprender?

8 fuentes de distracciones a evitar en el trabajo

1. Papeles sueltos que te encuentras de repente

La pregunta no es ¿cómo acabo esto rápidamente? sino, ¿cómo es que esto no tiene un lugar en dónde no me moleste? Acción: No trates el papel en el momento, mételo en tu bandeja de entrada y ya le tocará su turno (aquí tienes otra idea al respecto).

2. Outlook, Gmail u otro gestor de e-mail abierto

Si te llega un e-mail, te aparece un recordatorio: mala cosa. Sobre todo con la de spam que hay hoy en día. Acción: Abre el e-mail una vez al día y mantenlo cerrado durante el resto del tiempo.

3. Mensajes de actualización del antinvirus, lector de pdfs, etc.

Ídem que el e-mail pero al antivirus deberías hacerle caso. Al resto, realmente da igual si tienes la versión 1.87b o la 1.89z . Acción: Al antivirus permítele que se actualice automáticamente pero en silencio y al resto, que no hagan ruido.

4. Skype, messgenger, chats…

Como el e-mail y las actualizaciones. Podría mencionar mil tipos más de programas de ordenador y la idea sería la misma: no les permitas que te interrumpan.

5. Tareas sin hacer a simple vista

Hacer la cama ya es una tarea de interés cuestionable, pero lo que es completamente absurdo, es que pares cualquier tarea importante para hacer esa. Acción: Interioriza bien la diferencia entre organización y orden (si no te lo has leído, ¡recomendadísimo!) y aprende a convivir con un desorden razonable para cuando sea necesario.

6. Recordatorios de cosas por hacer en el escritorio

El recordatorio de una tarea poco importante sólo puede conseguir dos cosas: que te añada presión por no haberla acabado y que le acabes dando prioridad cuando no la merece. Acción: Archiva todos esos recordatorios, créate una lista de tareas si no la tienes y pon allí una línea sobre la tarea.

7. Las notificaciones del móvil

Los smartphones son dinamita para la productividad. Si tienen conexión a internet te aparecerá una lluvia continua de notificaciones. Acción: Elimina las aplicaciones que abusen de esto, limita las que quieres conservar y considera el no estar siempre conectado a internet.

8. Navegar por internet

Todos lo hemos experimentado, es increíblemente fácil desviarse click tras click y perder de vista el objetivo inicial. Acción: Crea una lista y guarda el link que quieras mirar en vez de hacer click inmediatamente. A parte de evitar interrupciones, verás que muchos links no te interesan tanto como la primera vez que los viste.

¿9?¿10?¿11?

El blog está abierto a tus ideas y propuestas. Si sabes cómo tratar una distracción eres más que bienvenido en los comentarios al igual que para cualquier duda u opinión. No te cortes y añade tu idea por simple o extraña que parezca.

Otros consejos para evitar distracciones en el trabajo

A continuación, te propongo otras acciones que pueden ayudarte a disminuir las distracciones mientras trabajas, es decir, a anticiparte a ellas y evitarlas.

1. Escucha música mientras trabajas

Si escuchar música es posible para ti mientras trabajas, te lo recomiendo.

Escuchar música mientras trabajas tiene dos beneficios, por un lado te ayudará a tener una línea de fondo continua que te permita seguir un ritmo continuo con tus tareas.

Por eso te recomiendo discos continuos o listas de spotify, o cualquier otra plataforma del estilo, en lugar de canciones sueltas.

El otro beneficio es el de aislamiento, bloqueando uno de tus 5 sentidos. De esta manera disminuirás notablemente el ruido de tu alrededor, tan molesto a la hora de trabajar.

2. Crea un ambiente relajado

Normalmente en las oficinas se respira un ajetreo colectivo. Aunque la tuya no sea así, es conveniente que evites posibles cortes en tu jornada de trabajo.

Deja claro de alguna manera que vas a trabajar y que no debes ser interrumpido/a. De otra manera, estarás cortando tu concentración constantemente y será mucho más difícil conseguirla de nuevo.

Esto también es aplicable si teletrabajas.

3. Si estás acompañado/a que sea de productividad

Los hábitos ajenos también pueden contribuir a nuestra productividad. Con esto quiero decir que, si te rodeas de un grupo de trabajo completamente concentrado, silencioso y aplicado, será mucho más sencillo aplicar la misma dinámica que ellos.

4. Evita las conversaciones

¿Cuántas veces llega un compañero/a a con alguna duda o historia y no se marcha? Muchas.

Debes evitar que se den estas situaciones porque cortan totalmente tu flujo de trabajo.

Pero, ¿cómo hacerlo sin parecer maleducados? Podemos acelerarlo haciendo preguntas concretas o proponiendo tomar un café en el descanso, por ejemplo. Todo está en la manera de decir las cosas.

Recuerda que identificar las distracciones es el primer paso para empezar a evitarlas. Verás que si las pones en práctica, tu productividad en el trabajo mejorará. Si realmente te interesa la productividad y quieres saber cómo organizarte mejor, te dejo mi guía gratuita aquí. Te ayudará a ahorrar tiempo a y utilizarlo mejor. Es corta, rápida y va al grano. Espero que te guste.

Si te gusta lo que lees, mi guía te va a encantar

Apúntate a mi boletín exclusivo, descarga mi guía inicial y dispara tu productividad.

Deja un comentario

14 comentarios

  1. Dropbox es una fuente de interrupciones (las notificaciones de actualización de archivos en carpetas compartidas)

    Además de Dropbox, cuando trabajo:
    – Cerrar gmail
    – Modo avión en el móvil
    – Cerrar Trello
    – Feedly, Twitter y FB prohibidos
    – Y no acepto interrupciones por la puerta
    – (Y skype lo tengo cerrado por defecto)

¿Sabías que...

puedes inscribirte a mi boletín privado, llevarte esta pedazo de guía gratis y aprender productividad conmigo?

Inscríbete aquí y te enviaré mis mejores consejos de productividad a tu email.

0 spam. Solo envio a tu email lo que enviaría al mío.

Abrir el chat
1
¿Necesitas ayuda con algo?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?