Si mejoro mi productividad, a parte de más dinero, ¿por qué otras cosas puedo canjearlo?

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram

Cada día constato más que uno no llega realmente a saber qué se puede hacer con productividad hasta que la domina un poco.

No me refiero a sospechar. La mayoría de empresarios sospechamos que ser más productivos va a «ayudarnos mucho».

Pero a nadie le motiva «algo que le va a ayudar mucho» porque oportunidades así de abstractas hay miles.

Tú quieres saber qué te va a reportar una acción exactamente, cuánto te va a costar, si lo puedes conseguir y solo entonces vas a toda velocidad a hacer esa inversión.

El caso es que, veo tanto gente medio productiva que no aprovecha casi nada su capacidad, como gente que desea estas cosas y no está pensando en productividad para alcanzarlas. Así que me dije: «Iago, tienes que contarles esto porque de alguna manera no están haciendo la conexión entre ambas y es normal que se pierdan por el camino».

El resultado es este artículo.

Así que hablemos en plata. ¿En qué te podrás gastar tus extras, cuando seas «rico» en productividad?

Las que yo SÍ RECOMIENDO

1. Trabajar menos días a la semana

Trabajar menos días fue de hecho la primera inversión grande que hice con los beneficios de mi productividad.

Es decir, gracias a que trabajo más rápido ahora, los miércoles no trabajo y tengo 3 días libres a la semana en vez de 2 (+50%). Alucinante, ¿verdad? Pues tú también puedes hacerlo. Mira aquí el cómo si te interesa.

¿Podría ganar más? ¿Podría avanzar más rápido? Puede ser. Pero trabajar un día menos a la semana es el ejemplo perfecto de algo en lo que muchos no piensan pero que puedes lograr con productividad.

Y desde luego sé de más de uno al que «eso la productividad» le parecía una chorrada hasta que me oyó decirle que el miércoles no podría tener con él una reunión porque los miércoles no trabajo.

El caso es que saber en qué gastar tu productividad no es evidente. Requiere ideas, creatividad y aplicarlas bien. Este es un primer ejemplo que despierta mucho mucho interés por lo que he podido comprobar entre la comunidad de empresarios. Más incluso que el dinero.

2. Pasar más tiempo en ocio o con tu familia

No requiere explicación y sigue siendo una de las más demandadas por alumnos que empiezan conmigo una mentoría o hacen el Curso del Método OSEI.

Si quieres tiempo libre y tu empresa consume demasiado, aprender técnicas de productividad puede permitirte llegar al punto en que hagas lo mismo en menos tiempo y, por lo tanto, consigas este tiempo libre.

Aunque rara vez escucho que alguien quiera este objetivo sin antes realmente tener que afrontar el punto siguiente.

3. Pasar tiempo libre de calidad

Los he separado porque el «tiempo libre de calidad» es algo que todos tendemos a ignorar (nadie nos ha enseñado ni que eso existe), pero es algo que tarde o temprano vas a notar que te falta. Así que, empecemos por la base:

  • Cuando tienes un trabajo que te deja tranquilo por las tardes y fines de semana hasta que vuelvas a entrar: eso es tiempo libre de calidad.
  • Cuando tienes un trabajo que te deja por las tardes y fines de semana pendiente del teléfono, dudando de si te van a echar, pendiente de trabajos extra o con la cabeza tan agotada que no puedes hacer nada: ese es tiempo libre inutilizable.

Y puede parecer una chorrada, pero todos tenemos horas libres. La diferencia a menudo la marca el tipo de tiempo libre que podemos esperar.

Especialmente los empresarios solemos pecar del segundo, y no por ningún misterio, sino que cuando nuestra empresa pide auxilio, nos vemos obligados a tener que renunciar a nuestro ocio.

Una de las ventajas de ser productivo es lograr llegar a ese punto en el que tú, a la hora de marcharte te marchas tranquilo.

Y este es otro objetivo que muy poca gente tiene en mente, no aumenta el dinero en tu cuenta, pero puede transformar tu vida mucho más que 50.000 euros más al año.

4. Marcarte objetivos personales geniales

¿Cuántas veces más piensas posponer tus sueños? ¿Por qué no paras de decirte que no a lo que realmente quieres? ¿Es realmente una inversión correcta pasarte la vida trabajando en partes que no te gustan?

Siendo objetivos SIEMPRE va a ser un mal momento para tal objetivo o tal sueño. En cualquier balance de finanzas lo malo es gastar y lo bueno es ahorrar pero, ¿sabes lo que es una vida llena de trabajo y 0 ocio para mí?

Una vida sin sentido.

Personalmente creo que hay 2 formas de hacer las cosas:

  • La asceta y optimizada (que ahorra, mide, pide fuerza de voluntad y auto-control).
  • La buena para ti (que libera lo que te gusta, tiene un punto de impulsiva y toma el camino largo pero agradable).

Y es que a día de hoy no tengo datos incluso de que la primera sea la correcta (casi al contrario) porque, con las buenas técnicas, las personas en el segundo caso liberan una pasión, unas capacidades y unas actitudes que trascienden a lo que para ellas son trabajo u ocio e imposibles de diferenciar.

¿Qué más da que tu nuevo trabajo sea un 50% más difícil y no empieces con una formación si cada texto que cae en tus manos de ese tema lo devoras como si fuese ocio? ¿Qué más da que requiera ir a eventos si tú eres feliz yendo a ellos?

Esa es tan solo una de las lógicas detrás de esto.

Pero la gran idea de fondo es que aprender productividad puede enfocarse como algo diferente de responder a más emails en menos tiempo. Uno de ellos es marcarte objetivos personales que te ilusionan de verdad y construir un estilo de vida diferente que permita que estés pasando el máximo de tu tiempo a la semana no en un trabajo horrible sino en esto. ¿Quieres que lo hablemos?

5. Vivir BIEN a tu manera (¡sí mi querido freelance 😉 !)

Si le preguntas a un freelance por qué trabaja por libre, ¿qué te responde la mayoría? Que para «vivir a su manera».

Pero he aquí el truco: si no eres súper-productivo, es probable que rápidamente «a tu manera» se convierta en «cuando a mi cliente tóxico le dé la gana por cuotas que nunca me sacarán de esto».

Y oye, no está mal. Incluso es de aplaudir y hasta gratificante ese «reto» de ser capaz de lograrlo por ti mismo.

Pero cuando las estás pasando ya bien crudas como le pasa a muchos (porque el mundo es así, es injusto, Hacienda no es razonable, al menos en este país; y tantas otras complicaciones) es normal madurar esa opinión y pensar «vale, en realidad, ya no quiero vivir más así y quiero acabar con esa injusticia lo más razonablemente posible».

Pues ese es otro ejemplo de objetivo igualmente interesante y posible con productividad. Aunque parezca ahora obvio, para «vivir a tu manera», tu manera tiene que estar a prueba de balas en mil y una facetas. Y la vía más rápida y barata (que no gratis) para lograrlo es que otros expertos te entrenen en las áreas clave que necesitas. La productividad es una de ellas.

Eso no te quita mérito alguno. Al contrario, require mucha madurez y compromiso por ejemplo hacer esa inversión cuando vas justo que no hacerla pero prácticamente vaya como vaya tu negocio freelance, si inviertes en ti y eres una persona con dotes medias, tu negocio crecerá notablemente más rápido.

Porque reinventar la rueda lleva hoy las mismas horas que le llevó al primero que la inventó (pero el premio por reinventarla es casi nulo). Sin embargo esas mismas horas en lo que marca la diferencia de tu negocio, hacen de ti el número 1 en ventas y beneficio de tu sector.

Así que vive a tu manera, acepta clientes filtrando por tus valores y dile que no a los que quieras, porque es posible. Pero para tener ese poder de decisión, ten en cuenta que con productividad tendrás el margen que necesitas para hacer ese modelo posible.

Y deja que sean otros, los que no tengan poder de decisión.

Las que yo NO recomiendo

6. Ganar más dinero

A mí probablemente es la que menos me gusta (especialmente al principio).

¿Por qué? Porque si le dices a tu subconsciente: «oye, si trabajas rápido, ingenioso y bien, no te voy a dar ningún beneficio chulo sino que vas a tener más tareas para que yo gane más dinero» es probable que tu subconsciente no se ilusione mucho.

Además con los casos que me llegan, tengo la impresión de que funciona mal tanto en ingresos bajos (alumnos que se pelean por un salario a fin de mes) como en altos (alumnos que se pelean por rentabilidades muy altas con un estilo muy cómodo de vida).

Tengo la sospecha de que el cerebro no asimila bien la motivación únicamente por dinero (a largo plazo) pero sí mucho mejor si le pones «cara» a qué supone ese dinero o por qué puedes cambiarlo (una casa, un coche, un día libre extra, tranquilidad, etc.).

Eso… eso ya te motiva más.

7. Hacer más rico a tu jefe

Una de las razones por las que subconscientemente mucha gente no quiere ser más productivo es porque:

  1. Ser productivo cuesta esfuerzo y dinero (de inversión inicial y mientras lo haces)
  2. Si no lo capitalizas eso es una pérdida

Si trabajas como la mayoría con un contrato para un jefe o empresa que no refleje / reconozca que cuando seas más productivo, vas a tener algún tipo de recompensa tu subconsciente lo va a captar a la primera y va a preguntarse ¿para qué? Es decir ¿para qué me iba a interesar gastar yo más y que otro se lleve un beneficio?

Por eso, mi recomendación es siempre crear antes el contexto que la productividad y probablemente vayan de la mano. En cuanto te crees una alternativa que haga que tu trabajo extra te reporte algo (en cualquiera de las formas anteriores u otra no citada), tu interés por la productividad va a aumentar.

Mientras no, normal que no sea algo «tan interesante» ni «tan urgente». A lo mejor no eres consciente de ello, pero en cuanto trabajes una tarde más duro solo para hacer más rico a tu jefe, tu subconsciente te lo hará notar con un «algo me dice que esto no me motiva».

Y para terminar…

Podría seguir con la lista porque casi es más difícil responder qué no puedes hacer con algo de productividad extra.

Pero mi ejercicio para ti es que le pongas cara. Visualízalo. ¿Cuál sería tu prioridad número uno si consiguieses por ejemplo trabajar un 10% menos de tiempo a la semana? Déjame tu respuesta en un comentario y si quieres ya puedo darte algún consejo.

Incluso siendo poco ambicioso puede que eso te de nuevas energías para conseguirlo por ti mismo en poco tiempo y, si necesitas ayuda, recuerda que estoy aquí para lo que necesites. Pero lo importante es que no pierdas de vista por qué vale la pena ser productivo.

Si tú tienes claro el por qué, el cómo lo resolveremos fácilmente.

Más entradas

Recibe mis consejos en tu email

Únete a las más de 5.000 personas que ya reciben mi boletín y aumenta tu productividad

Deja un comentario

6 comentarios

  1. Muy incisiva tu aportación de hoy como siempre, aceptando tu invitación a decir qué haría yo, hace tiempo puse mi aportación: Compañeros han apuntado reglas de productividad, otros recuperar el auténtico descanso semanal etcétera…
    Todos con el propósito de luchar contra el estrés, ese pérfido factor que nos amarga la vida cuando no, nos la quita…
    Bien, mi propuesta es absolutamente simple:
    Eliminación del calendario como norma de obligado cumplimiento.
    La publiqué más amplia en mi entrada ya señera que puedes ver aquí: https://tribunaavalon.blogspot.com/2013/06/gestionando-nuestra-vida.html?fbclid=IwAR3BqTe_hN9et1is3qqHkrUxHc2GnvM06C6ZR3pX21rcnO9YZopl_XT4CRM

    Un saludo amigo Iago
    Alberto Antonio «Ávalon»

    • Hola Alberto,

      He tenido que leermelo para entenderlo pero sí, estoy de acuerdo. De hecho para mí sería un uso incorrecto del calendario poner algo que no tenga una estricta condición temporal (si he entendido bien tu razonamiento) y es un objetivo tan válido como otro cualquiera.

      El calendario estresa, recordatorios raros en el calendario estresan aún más, y liberarse de ellos es algo que puede lograrse con productividad. Así que muy buen ejemplo en mi opinión que seguro que más de uno comparte.

      ¡Un saludo!

  2. Gracias Iago Que bueno seguir recibiendo tu inspiración! un cariño desde Buenos Aires María Héguiz / Argentina Narrada OSC

    • Gracias a ti María. ¡Qué gusto también verte por aquí de nuevo 🙂 !

      Espero que te guste el nuevo diseño de la página. Tú creo los has visto toditos desde el principio 😀

      ¡Un saludo!

  3. Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida
    Me ha encantado el artículo, Iago. Me parecen valores muy humanos y muy consecuentes con lo que, en realidad, casi todo el mundo quiere: libertad, paz, estar con los suyos, etc.
    Casualmente, hace un tiempo escribí un artículo sobre la diferencia entre tiempo libre y tiempo de ocio, y cómo planificarlos para disfrutar más de la vida (https://efectivida.es/audioblog/como-planificar-tu-tiempo-libre/).
    También me ha llamado mucho la atención lo de las dos formas de hacer las cosas. Muy interesante. Le daré un par de vueltas!!
    Un saludo desde Las Palmas!

    • Me alegro mucho, Jaír. Yo creo que va a tener más factor sorpresa para quien conozca «más de lejos» la productividad pero me alegro igualmente de que te haya resultado interesante.

      Y gracias como siempre por pararte un ratito a compartir tu opinión que como sabes todo feedback ayuda siempre mucho.

      ¡Un saludo 🙂 !

No pierdas el contacto

Aprender va a llevarte más de un día.

Si te gusta lo que ves en esta web y no quieres perder el contacto conmigo, inscríbete a mi boletín y aprenderás con contenidos exclusivos (empezando por mi guía inicial):

0 spam. Solo enviaré a tu email lo que enviaría al mío.